Muchacha come chica

Traduzioni aggiuntive: Español: Italiano: chica, muchacha, chica de la limpieza, muchacha From the English 'girl' nf nombre femenino: Sustantivo de género exclusivamente femenino, que lleva los artículos la o una en singular, y las o unas en plural. Exemplos: la mesa, una tabla. domestica nf sostantivo femminile: Identifica un essere, un oggetto o un concetto che assume genere femminile ... 22-may-2020 - Explora el tablero de victoriamm8194 'Chica de pelo rizado' en Pinterest. Ver más ideas sobre Chica de pelo rizado, Pelo rizado, Cabello. Spanish word for chick. Guy 1 : Gawd Damn this is some good ass ice cream. Guy 2 : Let me get a lick of that shit dawg. Guy 1 : TSIF Guy 2 : Come on, you know I'm straight busted till the furst of da Month. Synonym for chica chica - muchacha = girl niña = little girl Esa chica ( muchacha) va a la universidad de medicina. La niña de mi amiga comenzará a ir a la escuela. Posted by muChaCha Chica at 3:03 AM 0 comments. Labels: VINTAGE DRESS. Home. Subscribe to: Posts (Atom) Dear Chicas. TERMS & CONDITIONS All items are based on first come first serve basis Serious Buyers only! Please no last minute back outs or cancellations. Niña is a girl who hasn't reach her puberty. Muchacha is a general term for teenagers or young women, perhaps under 25-30 and not married. Chica is a form of personal treatment for young ladies too. Here some examples: Mi hija aún es una niña, tiene 12 años. (My daughter is still a girl, she is 12) A algunas muchachas les gusta jugar futbol. En España chica y muchacha son practicamente sinónimos. ¿Hasta que edad es una mujer chica o muchacha? Depende de la edad del que habla. Una mujer de cincuenta años llamará muchacha a una de su edad mientras que una de 15 dirá que una mujer de 50 es una vieja. Y la de 50 se enfadará y dirá que la de 15 no es una joven, es una mocosa.

[ROLEPLAY] Ride of the Winged Hussars: Dallas Thunder

2020.01.29 01:30 King_of_Anything [ROLEPLAY] Ride of the Winged Hussars: Dallas Thunder

Previously...
The night sky over Dallas-Fort Worth was filled with rising sparks, casting a sickly pallor over the breadth of the ruined metropolis. Beyond its eastern outskirts, the world abruptly ended in a wall of fire. Petroleum wells surrounded by lakes of burning fuel filled the Gulf Coastal Plain as far as the eye could see, set alight by retreating federal forces. Heavy with smoke particulates, the air itself had become a solid yellow morass, punctuated by the skeletons of ruined derricks clawing their way out of the rippling flames.
“This must be what hell looks like,” Noah Martinez muttered darkly, taking a precious moment to tighten the straps of his gas mask. After making the sign of the cross, the Texan militiaman resumed scaling the ruined skyscraper that had once been the Bank of America Plaza, his breathing ragged as he lugged his AR-15 up yet another flight of dust-strewn stairs.
“State your business,” a giant of a man growled as Martinez turned the next corner, waving a battered SUB-2000 menacingly.
"Párale. If I wanted someone to shoot me, I'd get the ‘Continental Stasi’ to do it,” Noah snapped, knocking the barrel of the weapon aside with a gloved hand. “Quit wasting my time, Liam.”
Behind the foggy faceplate of his own gas mask, the giant grinned. “Howdy, Bossman,” Liam replied, lowering the weapon and stepping aside. “With the approaching Blue Norther, the boys were getting antsy and fixin’ to look for you. What kept you?”
“Just some business with the ‘Union reps’,” Noah replied curtly, pushing through the heavy fireproofed doorway. A hot, dry wind greeted him as he entered, whistling through the blown-out ruins of the building’s fifteenth floor. Martinez’s Army surplus combat boots crunched rhythmically on scattered bits of glass as he passed dusty office cubicles with the giant in tow, making his way towards piles of furniture and sandbags on the building’s southern face. Crouching close to one of the makeshift barricades, Noah was met by the empty, haggard stares of the men and women under his command. He forced a smile.
“So I know what you’re thinking,” Martinez began, looking around at the circle of battered Texan freedom fighters. “‘How much longer do we have to be holed up in this dump?’ Well, muchachos y muchachas, word on the street is that our friends up North are planning a major offensive that’ll take them up Interstate 45 and right through downtown Dallas, and they’ve asked us to provide local intel for the op. They’ve mentioned it’ll lay the groundwork for ‘the biggest partition since the start of the siege’, whatever the hell that means.”
”Then we’ll be leaving soon?” one of the women squeaked, fidgeting with the split ends of her auburn hair.
Martinez nodded, slowly. “You bet, Cally-chica,” he replied, looking around the circle at the exhausted, rag-tag group. “I’ll miss all the campfires and kumbayas courtesy of the Bank of America, though,” he spat. Noah’s sarcasm was met with nervous chuckles from the other militiamen. Their nerves were clearly shot by months of fighting, and it was a wonder most of them hadn’t run already. “Personally, I’ll just be glad to get a shower and a hot meal after we-”
“Leonard reports movement,” the giant interrupted, waving the walkie-talkie he had been using to communicate with one of their snipers on the upper floors. In spite of their collective exhaustion, the other Texan irregulars scrambled to peer over the barricade. “Y’all can see it if you look over yonder,” Liam continued, gesturing with his carbine. “Looks like the American Republic couldn’t wait to get the party started.”
Martinez smiled knowingly, then leaned against the pile of office furniture. In spite of the excited chatter of his subordinates, he could already hear the sound of thunder.
Backlit by rising sparks, tanks of the First Phoenix Armor Battalion’s Company A rolled through the ruined streets of what had once been Texas’ third-largest city, cutting a diagonal swathe towards the recently-secured Dallas-Fort Worth International Airport. Following isolation of the metropolis by an American Republic triple envelopment, this “Thunder Run” had been ordered by Colonel Victor Maximus to test federal defences remaining within the city limits. Military Intelligence reports indicated that any remaining government forces would be disorganized, and predicted only a token resistance, mainly from the infamous Continental Security Society. Reginald “Rex” Matheson could only hope they were right.
“Steady as she goes.” The American Republic State Defence Forces Captain inhaled deeply as he surveyed the scale of the Texan hellscape from the safety of the Arrogant Bastard’s commander station. It was stinking hot in the Abram’s dimly-lit cabin, and Rex could smell his own rank body stench through the oil fumes and grease. He hadn’t washed in a week and was still wearing the kit he’d set out from Stonewall in eleven days earlier.
His men had precious little in terms of R&R following the Battle of the Oklahoma Gap, as the First Phoenix were far too valuable to spare during the Dallas offensive. Much to Rex’s chagrin, Colonel Maximus had personally selected Company A to spearhead the Thunder Run, so his unit was now enroute to the city center, tearing up whatever remained of the Dallas freeway network. Flanked by a host of unmanned ground vehicles, the Armored column had so far encountered a complete lack of resistance during their rapid advance.
“Still no sign of the hostiles the Texans warned us about,” Rex sounded to his fellow tankers as they closed on the downtown core. “Anyone see anything?”
“Negatory, command,” First Lieutenant Smith aboard the American Beauty returned. “Nothing on the FLIR, though there’s too much background heat in the AO to get an accurate read.” The other tank commanders concurred, radioing in similar observations.
“Understood. Stay alert.” Rex killed the link swore under his breath. This had been a little too easy for his tastes, and he found the complete lack of hostile constants entirely unsettling.
“What if the feds all decided to go underground when they heard we were coming?” Maddox called from the pit, unconvincingly. “It’s not like they can fight their way out of the Siege, so could they have tried blending in with the locals instead?”
Before Rex could answer his driver’s question, the Bastard’s laser warning receivers began to chime in earnest. “Incoming!” the Captain yelled, spinning in his command chair. “Brace for impact-”
The Bastard rocked violently on its treads, shuddering as an explosion washed over its frontal plate. The enemy TOW had scored a deep crater in the Abram’s CHOBHAM armor, blackening its upper layer of composite materials beyond recognition, but the missile had failed to penetrate the cabin. In spite of the ringing in his eardrums, Rex breathed a sigh of relief. They’d taken a punch across the chin, and lived.
“Is anyone hurt?” he called out. His crew sounded off their negatives. “They did manage to blow our left track, Chief,” Maddox added, fumbling with the controls. “I have minimal mobility, and we’re going to need battlefield repairs to get the Bastard moving again.”
“We’ll deal with that problem later,” the Captain snapped. “Right now I want you to find me the bastard who hit us.”
“Scanning video feed from the RCWS gun cameras,” replied Dax. “Stand by.”
“Load HEAT-MP,” the Captain ordered, and Felix smoothly slid a high-explosive round into the breach. “Standby for reload,” Rex murmured as he peered through his periscope. “Where are you, you bastard?” he whispered.
“Visual contact at eleven-o-clock!”
“I see it!” Rex yelled back. “Give me a 35-degree traverse, counter-clockwise!”
“He’s making a break for it!” Dax replied. Through his periscope, the Captain could see a lone Humvee speeding away, abandoning the pile of collapsed rubble that had previously concealed it. “Adjust for firing solution,” Rex responded, the collar motors whirring as the Abrams’ turret spun on its axis. “You may fire when ready.”
The Bastard lurched, its main cannon disgorging a 120mm round with a dull whomp. Struck by the high-explosive shell, the humvee’s fuel tank erupted, generating a massive explosion that flipped its burning corpse head-over-heels. “Good kill,” the Captain said as he watched the vehicle came crashing down to earth through his periscope. The BAMS threat indicator was now awash in sensor pings, indicating more enemy vehicles had been detected, drawn to the death throes of the light transport like sharks smelling blood. “All units, I read multiple hostile targets closing on our position,” Rex directed over the secured communications network. “Fire at will.”
Peering through a pair of binoculars at the carnage below, Noah Martinez whistled. “¡Órale! It is so goddamn nice to have someone else doing the fighting for a change!” he whooped as another CSS vehicle exploded. From their elevated vantage point, the Texans watched the American Republic tank column laying down a devastating pattern of enfilade fire from the highway adjacent to the skyscraper, white-hot tracers mowing down uncoordinated waves of enemy transports and infantry.
“Tell Daniel and company to keep up the fire support,” Noah yelled at the giant over the din, “and drive those coños back!” Perhaps inspired by the destruction of their hated occupiers, elements of Martinez’s beleaguered garrison had also begun taking opportunistic potshots with the last of their ammunition and heavy weapons. M72 LAW and M136 AT-4 rockets streaked out from the Plaza’s lower floors, sending dirt and shrapnel skyward as they found their marks. Each series of explosions would be punctuated by the rat-tat-tat of heavy machine gun fire, throwing the already-reeling CSS into greater disarray.
In the chaos of the firefight, Martinez failed to notice the dull chop-chop of rotor blades until the attack helicopters were almost upon them. Radioed in to support the armored engagement, a cloud of American Republic Apache Longbows (flanked by a new type of unmanned helo that Noah couldn’t quite place) emerged from the city’s maze of downtown skyscrapers and lit up the sky with a devastating rocket run on CSS positions. “Guess them Union boys really like to overkill them varmints,” Liam observed, his face lit up with a massive grin. “I’d hate to be the ‘Continental Stasi’ right about now.”
As the helicopters peeled off from their attack runs, Noah rose to his feet and shouldered his AR-15. “What would you say to us paying the Cavalry a visit?” the militia leader asked after checking his ammo belt. “It’d be a good chance to fraternize with the hombres we’ve heard so much about.”
The giant chuckled. “After that ludicrous display, I’m sure we’d plumb like nothing better.”
Rex placed an armored hand against the side plate of the Arrogant Bastard and sighed. While Dax remained aboard to man their .50-cal machine gun, he and the rest of his tank crew had dismounted to perform a field damage assessment. It had been a fairly straightforward affair; Maddox had taken one look at the ruined suspension system before radioing in for engineering support. The CSS-launched TOW missile had tracked them good, blowing the caterpillar treads clear of the vehicle. While the rest of the Abrams certainly seemed functional, they wouldn’t be going anywhere anytime soon.
While his driver and loader finished radioing in their damage assessment, the Captain reluctantly established a secure channel to the rest of his unit. “A Company,” Rex murmured into his Carapace helmet’s microphone. “To keep the pressure on the retreating CSS, your orders are to continue on to Dallas-Fort Worth International Airport without us. In the interests of timing, I am ceding command to First Lieutenant Smith aboard the American Beauty for the remainder of the operation.” He paused. “Can’t afford to keep Colonel Maximus from his dreams of executing a textbook ‘Thunder Run’, now can we?”
Rex’s comment was met with laughter across the tactical net, and the Captain looked up to see a group of armed Texan militia emerging from the settling clouds of dust and smoke. “Besides,” he added, smiling, “I daresay we’ll be in good hands while we wait for the ARVs to get here.”
As the First Phoenix armored column rumbled off, Rex turned to face the ragtag band of freedom fighters. “Captain Reginald Matheson of the American Republic State Defence Force’s First Phoenix Combat Team, Company A,” he announced through his exosuit’s external loudspeakers, offering an armored hand to the group’s leader.
“Noah Martinez of the Texan Liberation Army,” the man replied, completing the handshake. “Señor, we are extremely pleased to welcome you to hell. Population: 1.5 Million and falling.” The guerilla leader grinned, then continued. “It’s about damn time you Northerners made it. We were beginning to get bored.”
Rex scoffed at the comment. “Stop fronting like you didn’t need rescuing,” the Captain countered with a smile. In spite of their exhaustion, his men were already making themselves at home. Maddox, ever the skirt-chaser, was chatting up a petite redhead who seemed receptive to his advances. Felix had been offered a canteen of decidedly non-regulation moonshine by a giant of a man, and was now proceeding to drain it dry. Dax popped open the top hatch, and was now in animated discussion with a pair of Texan gun enthusiasts about the ballistic properties of various high-caliber rounds.
“Looks like we may be getting some rain soon,” Rex said, referring to the angry clouds gathering overhead. “Do you have some place where my men and I can hole up until our combat engineers arrive?”
“As a matter of fact, we do,” Martinez replied, and there was a crack of thunder in the distance. The Texan smirked. “Hope you hombres don’t mind a room with a view.”
 
It was in Dallas that the Republic would meet the CSS on the battlefield for the first time, megacity warfare forces versus loyalist fanatics. Fanaticism was, unfortunately, no match for the staggering firepower of the Phoenix Brigade and the units backing it. The tactics the Phoenix Brigade employed in Dallas displayed the Republic’s new way of urban warfare for the first time, partitioning the city and denying Federal freedom of movement with rapidly employed barriers and walls, trapping CSS forces into ever-narrowing pockets as thousands of drones sought out their positions. It would take nearly two months to reclaim Dallas-Fort Worth, but the Republic would be up to the task…
War Between the States: The Federals and the Republic at War
submitted by King_of_Anything to worldpowers [link] [comments]


2018.06.22 00:28 master_x_2k Colmena IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

Colmena IV

Una gran molestia personal: que me pidan que llegue a un tiempo específico y luego me hagan esperar. Quince minutos era casi mi límite de paciencia.
Mi padre y yo habíamos estado esperando por más de treinta minutos.
“Esto tiene que ser intencional”, me quejé. Nos habían pedido que esperáramos en la oficina de la directora unos minutos después de que llegamos, pero la directora no había estado presente.
“Mmm. Tratando de demostrar que están en una posición de poder, capaces de hacernos esperar”, mi padre estuvo de acuerdo, “Tal vez. O solo estamos esperando a la otra chica.”
Estaba en un ángulo donde si me apoyaba en la silla un poco, podía ver el frente de la oficina a través de un espacio entre la parte inferior de las persianas y la ventana. No mucho después de que llegamos, Emma y su padre habían aparecido, luciendo totalmente casuales y sin estrés, como si fuera un día normal. Ella ni siquiera está preocupada. Su padre era su opuesto físico, más allá del cabello rojo que compartían; era grande en todo el sentido de la palabra. Más alto que el promedio, grande en el medio, y aunque podía hablar suavemente cuando la situación lo requería, tenía una voz poderosa que llamaba la atención de la gente. Emma solo tenía un pecho medianamente grande.
El papá de Emma estaba hablando con la mamá y el papá de Madison. Solo la madre de Madison era realmente pequeña como ella, pero tanto su madre como su padre se veían muy jóvenes. A diferencia de Emma y su padre, Madison y sus padres parecían preocupados, y yo estaba adivinando que algo de lo que el papá de Emma estaba haciendo era tranquilizarlos. Madison, en particular, miraba al suelo y no hablaba, excepto para responder a lo que Emma estaba diciendo.
Sophia fue la última en llegar. Parecía hosca, enojada, una expresión que me recordaba a Perra. La mujer que la acompañó definitivamente no era su madre. Era rubia y de ojos azules, tenía una cara en forma de corazón y llevaba una blusa azul marino con pantalones de color caqui.
La secretaria vino a buscarnos de la oficina no mucho después.
“La mirada en alto, Taylor”, murmuró mi padre, mientras colgaba mi mochila sobre un hombro, “Demuestra confianza, porque esto no será fácil. Puede que tengamos razón, pero Alan es socio de una firma de abogados, es un maestro manipulador del sistema.”
Asenti. Ya estaba teniendo esa impresión. Después de recibir una llamada telefónica de mi padre, Alan había sido el que convocó esta reunión.
Nos dirigieron hacia el pasillo donde estaban las oficinas del consejero, una sala con una mesa de conferencias en forma de huevo. El trío y sus guardianes estaban sentados en un extremo de la mesa, siete en total, y se nos pidió que nos sentáramos en el otro, la punta del huevo. La directora y mis maestros entraron a la sala no mucho después, completando los asientos entre nosotros. Tal vez estaba leyendo demasiado sobre las cosas después de ver un extraño eco de esta situación hace solo dos días, con la reunión de villanos, pero noté que el Sr. Gladly se sentó junto al padre de Madison, y la silla al lado de mi padre se quedó vacía. Hubiéramos estado completamente aislados de la masa de personas al otro lado de la mesa si la Sra. Knott, mi maestra de salón principal, no se hubiese sentado a mi izquierda. Me pregunté si lo habría hecho, si hubiera habido otro asiento.
Estaba nerviosa. Le dije a mi papá que había faltado a clases. No le había contado cuántas, pero no había querido repetir el error de Perra y dejarlo totalmente a ciegas. Me preocupaba que fuera mencionado. Preocupada de que esto no salga como esperaba. Preocupada de encontraría alguna manera de estropearlo.
“Gracias a todos por venir”, dijo la directora, mientras se sentaba, dejando una carpeta delgada frente a ella. Era una mujer estrecha, rubia escuro, con ese corte taza tan severo que nunca pude
entender por qué le gustaba a la gente. Iba vestida como si asistiera a un funeral: blusa negra, suéter y falda, zapatos negros. “Estamos aquí para hablar sobre incidentes en los que uno de nuestros estudiantes ha sido víctima.” Miró la carpeta que había traído, “Srta. ¿Hebert?”
“Esa soy yo.”
“Y las personas acusadas de mala conducta son... Emma Barnes, Madison Clements y Sophia Hess. Has estado en mi oficina antes, Sophia. Solo desearía que tuviera más que ver con el equipo de atletismo y menos con la detención.”
Sophia murmuró una respuesta que podría haber sido un acuerdo.
“Ahora, si entiendo las cosas, ¿Emma fue atacada fuera de las instalaciones de la escuela por la Srta. Hebert? ¿Y poco después, fue acusada de acoso escolar?”
“Sí”, Alan dijo: “Su padre me llamó, me confrontó, y pensé que era mejor llevar esto a los canales oficiales.”
“Probablemente sea lo mejor”, la directora estuvo de acuerdo. “Vamos a darle un fin a esto.”
Luego se volvió hacia mí y hacia mi papá, con las palmas hacia arriba.
“¿Qué?” Pregunté.
“Por favor. ¿Qué cargos pondrías contra estos tres?”
Me reí un poco, con incredulidad, “Que lindo. Entonces, ¿nos llaman aquí con poco tiempo de aviso, sin tiempo para prepararnos, y se espera que esté lista?”
“¿Tal vez esbozar algunos de los incidentes más importantes, entonces?"
“¿Qué pasa con los menores?” La desafié, “¿Todas las pequeñas cosas que hicieron que mi día a día fuera tan miserable?”
“Si no puedes recordar-”
“Recuerdo”, la interrumpí. Me incliné hacia la mochila que había puesto a mis pies y recuperé una pila de papel. Tuve que hojearlo durante unos segundos antes de poder dividirlo en dos montones. “Seis correos electrónicos maliciosos, Sophia me empujó por las escaleras cuando estaba cerca del fondo, me hizo soltar mis libros, tropezó y me empujó no menos de tres veces durante gimnasia, y me tiró la ropa mientras estaba en la ducha después de que la clase de gimnasia había terminado, mojándolas. Tuve que usar mi ropa de gimnasia por el resto de la mañana. En biología, Madison usó todas las excusas que pudo para usar el sacapuntas o hablar con la maestra, y cada vez que pasaba frente a mi escritorio, empujaba al suelo todo lo que tenía en mi escritorio. La estaba esperando la tercera vez, y cubrí mis cosas cuando se acercó, así que, en el cuarto viaje, vació el sacapuntas en una de sus manos y arrojó las virutas sobre mi cabeza y mi escritorio mientras ella pasaba. Las tres me acorralaron cuando terminaron las clases y me quitaron mi mochila y la tiraron a la basura.”
“Ya veo”, la directora hizo una cara comprensiva, “No es muy agradable, ¿verdad?”
“Eso el ocho de septiembre”, señalé, “Mi primer día de regreso a la escuela, el último semestre. El nueve de septiembre- “
“Disculpe, lo siento. ¿Cuántas entradas tienes?”
“Uno para casi todos los días escolares comenzando el último semestre. Lo siento, solo decidí hacer un seguimiento el verano pasado. El nueve de septiembre, otras tres muchachas de mi grado fueron alentadas por esas tres personas a burlarse de mí. Llevaba la mochila que habían arrojado a la basura, por lo que cada niña que estaba al tanto se tapaba la nariz o decía que olía a basura. Se corrió la voz, y para el final del día, otros se habían unido a la broma. Tuve que cambiar mi dirección de correo electrónico después de que mi bandeja de entrada se llenara en solo un día, con más del mismo tipo de cosas. Por cierto, tengo todos los correos electrónicos de odio que me enviaron aquí.” Puse mi mano en la segunda pila de papeles.
“¿Puedo?” Preguntó la Sra. Knott. Le di los correos electrónicos.
“Come vidrio y ahógate. Mirarte me deprime. Muere en un incendio”, recitó mientras pasaba las páginas.
“No nos desviemos”, dijo mi papá, “Llegaremos a todo a tiempo. Mi hija estaba hablando.”
“No terminé el nueve de septiembre”, le dije, “Um, déjame encontrar donde estaba. Clase de gimnasia, otra vez-”
“¿Quieres contar cada incidente individual?”, Preguntó la directora.
“Pensé que querrían que lo hiciera. No pueden emitir un juicio justo hasta que escuches todo lo que sucedió.”
“Me temo que parece bastante, y algunos de nosotros tenemos trabajos a los que volver esta tarde. ¿Puedes reducirlo a los incidentes más relevantes?”
“Son todos 'relevantes’”, dije. Tal vez había alzado la voz, porque mi papá puso su mano sobre mi hombro. Tomé aliento, y luego dije, tan tranquilamente como pude: “Si le molesta tener que escucharlo todo, imagine cómo se sintió vivirlo. Tal vez obtendrás solo una fracción de uno por ciento de una idea de cómo sería ir a la escuela con ellas.”
Miré a las chicas. Solo Madison parecía realmente alterada. Sophia me estaba mirando y Emma se veía aburrida, segura de sí misma. No me gustó eso.
Alan dijo: “Creo que todos comprendemos que ha sido desagradable. Usted ha establecido eso y le agradezco los detalles. Pero, ¿cuántos de esos incidentes puedes probar? ¿Los correos electrónicos fueron enviados desde las computadoras de la escuela?”
“Muy pocas direcciones de correo electrónico de la escuela, principalmente cuentas desechables de hotmail y yahoo”, la Sra. Knott respondió, mientras hojeaba las páginas, "Y para las pocas cuentas de correo electrónico de la escuela que se usaron, no podemos descartar la posibilidad de que alguien no haya dejado su cuenta abierta cuando salieron del laboratorio de computación.” Ella me dio una mirada de disculpa.
“Entonces los correos electrónicos están fuera de discusión”, dijo Alan.
“No es tu lugar para decidir eso”, respondió mi padre.
“Muchos de esos correos electrónicos fueron enviados durante el horario escolar”, recalqué. Mi corazón estaba latiendo. “Incluso los marqué con resaltador azul.”
“No”, dijo la directora, “Estoy de acuerdo con el Sr. Barnes. Probablemente sea lo mejor que centremos nuestra atención en lo que podemos verificar. No podemos decir quién envió esos correos electrónicos y desde dónde.”
Todo mi trabajo, todas las horas que había puesto en registrar eventos cuando recordar los eventos del día era lo último que quería hacer, todo en vano. Apreté los puños en mi regazo. “¿Estás bien?”, Murmuró mi padre en mi oído.
Sin embargo, había muy poco que realmente pudiera verificar.
“Hace dos semanas, el Sr. Gladly se me acercó”, me dirigí a la sala, “Verificó que algunas cosas habían ocurrido en su clase. Mi escritorio había sido destrozado con garabatos, jugo, pegamento, basura y otras cosas en diferentes días. ¿Recuerdas, Sr. Gladly?”
El señor Gladly asintió con la cabeza, “Sí.”
“Y después de la clase, ¿recuerdas haberme visto en el pasillo? ¿Rodeado de chicas? ¿Siendo insultada?”
“Recuerdo verte en el pasillo con las otras chicas, sí. Si mal no recuerdo, no pasó mucho tiempo después de que me dijeras que querías manejar las cosas por tu cuenta.”
“Eso no fue lo que dije”, tuve que controlarme para no gritar, “dije que pensaba que esta situación aquí, con todos los padres y maestros reunidos, sería una farsa. Hasta ahora, no me está demostrando que estaba equivocada.”
“Taylor”, mi padre habló. Puso su mano en uno de mis puños cerrados, luego se dirigió a la facultad, “¿Están acusando a mi hija de inventar todo lo que notó aquí?”
“No”, la directora dijo: “Pero creo que cuando alguien está siendo victimizado, es posible embellecer los eventos o ver el acoso cuando no hay ninguno. Queremos asegurarnos de que estas tres niñas reciban un trato justo.”
“¿Y yo-?” comencé, pero mi papá me apretó la mano y me callé.
“Mi hija merece un trato justo también, y si incluso uno de cada diez de estos eventos ocurrió, se trata de una campaña continua de abuso severo. ¿Alguien está en desacuerdo?”
“El abuso es una palabra fuerte”, Alan dijo, “Todavía no has probado-”
“Alan”, mi padre lo interrumpió, “Por favor, cállate. Esto no es un tribunal. Todos en esta mesa saben lo que hicieron estas chicas, y no pueden obligarnos a ignorarlo. Taylor cenó cientos de veces en tu mesa, y Emma hizo lo mismo en la nuestra. Si insinúas que Taylor es una mentirosa, dilo directamente.”
“Solo creo que ella es sensible, especialmente después de la muerte de su madre, ella-”
Empujé el montón de papeles fuera de la mesa. Había treinta o cuarenta hojas, por lo que era una buena nube de papeles a la deriva.
“No vayas allí”, hablé, en silencio, apenas podía oírme por el zumbido en mis oídos, “No hagas eso. Demuestra que eres al menos así humano.”
Vi una sonrisa en el rostro de Emma, antes de poner sus codos sobre la mesa y ocultarlo con sus manos.
“En enero, mi hija fue objeto de una de las bromas más maliciosas y repugnantes que he escuchado”, le dijo mi padre al director, haciendo caso omiso de los documentos que seguían llegando al piso, “terminó en el hospital Me miraste a los ojos y me prometiste que cuidarías de Taylor y estarías atento. Obviamente no lo has hecho.”
El Sr. Quinlan, mi profesor de matemáticas, habló: “Tienes que entender, otras cosas demandan nuestra atención. Hay una presencia de pandillas en esta escuela, y lidiamos con eventos serios como que los estudiantes lleven cuchillos a clase, consuman drogas y que los estudiantes sufran heridas que ponen en peligro la vida en peleas en el campus. Si no somos conscientes de ciertos eventos, no es intencional.”
“Entonces la situación de mi hija no es grave.”
“Eso no es lo que estamos diciendo”, le respondió la directora, exasperado.
Alan habló, “Vamos a ir al grano. ¿Qué les gustaría ver que suceda, aquí, en esta mesa, que harían que se vayan satisfechos?”
Mi papá se volvió hacia mí. Hablamos brevemente sobre esto. Dijo que, como vocero de su sindicato, siempre entraba en una discusión con un objetivo en mente. Establecimos la nuestra. La pelota estaba en mi cancha.
“Transfiérame a Arcadia High.”
Hubo algunas miradas de sorpresa.
“Esperaba que sugirieras expulsión”, respondió la directora, “La mayoría lo haría.”
“Ni mierda”, dije. Presioné mis dedos en mis sienes, “Lo siento por maldecir. Voy a ser un poco impulsiva hasta que haya superado esta conmoción cerebral. Pero no, sin expulsión. Porque eso solo significa que ellas pueden postularse a la escuela más cercana, Arcadia, y como no están inscriptas en la escuela, significaría una entrada acelerada más allá de la lista de espera. Eso es solo sería recompensarlas.”
“Recompensarlas”, habló la directora. Creo que lo tomó como un insulto. Bien.
“Sí”, le dije, sin preocuparme en lo más mínimo por su orgullo, “Arcadia es una buena escuela. Sin pandillas. Sin drogas. Tiene un presupuesto. Tiene una reputación por mantener. Si me acosaran allí, podría ir a la facultad y obtener ayuda. Nada de eso es cierto aquí.”
“¿Eso es todo lo que querrías?”, Preguntó Alan.
Negué con la cabeza, “No. Si fuera por mí, querría que esas tres tuvieran suspensión con clases durante los dos meses restantes del semestre. Sin privilegios tampoco. No se les permitirían bailes, acceso a eventos escolares, computadoras o un lugar en equipos o clubes.”
“Sophia es una de nuestras mejores corredoras en atletismo”, dijo la directora.
“En serio, en serio no me importa”, respondí. Sophia me miró.
“¿Por qué la suspensión con clases?”, Preguntó el Sr. Gladly, “Significaría que alguien tendría que vigilarlas constantemente.”
“¿Tendría que tomar clases de verano?”, Intervino Madison.
“Habría clases de recuperación si tomamos esa ruta, sí”, dijo la directora, “Creo que eso es un poco severo. Como el Sr. Gladly mencionó, requeriría recursos que no tenemos. Nuestro personal está bastante estirado como está.”
“La suspensión son unas vacaciones”, repliqué, “y solo significa que podrían hacer un viaje a Arcadia y vengarse de mí allí. No. Prefiero que no reciban ningún castigo que verlas suspendidas o expulsadas.”
“Como si eso fuera una opción”, bromeó Alan.
“Cállate, Alan”, respondió mi papá. Para el resto de la mesa, dijo: “No veo nada irreal acerca de lo que mi hija está proponiendo.”
“Por supuesto que no”, dijo el tutor de Sophia, “Te sentirías diferente si las cosas fueran al revés. Siento que es importante que Sophia continúe asistiendo a sus prácticas de atletismo. Los deportes le dan la estructura que ella necesita. Negarle eso solo conduciría a una disminución en su comportamiento y conducta.”
El padre de Madison agregó sus propios dos centavos: “Creo que dos meses de suspensión son demasiados.”
“Me veo obligado a estar de acuerdo en todos los aspectos”, dijo la directora. Mientras mi papá y yo nos movíamos para protestar, ella levantó las manos para detenernos: “Teniendo en cuenta los eventos que ocurrieron en enero, y con la propia admisión del Sr. Gladly de que ha habido incidentes en su clase, sabemos que ha habido algún tipo de intimidación constante. Me gustaría pensar que mis años como educadora me han dado la capacidad de reconocer la culpa cuando la veo, y estoy segura de que estas chicas son culpables de algo de lo que la víctima las acusa. Propongo una suspensión de dos semanas.”
“¿No me estabas escuchando?”, Le pregunté. Mis puños estaban apretados tan fuerte que mis manos temblaban, “No estoy pidiendo una suspensión. Eso es prácticamente lo último que quiero.”
“Estoy del lado de mi hija en esto”, dijo mi padre, “Yo diría que dos semanas son irrisorias, dada esta larga lista de ofensas criminales que estas niñas han cometido, excepto que no tiene nada de gracioso.”
“Tu lista significaría algo si pudieras respaldarla con evidencia”, comentó Alan irónicamente “Y si no estuviera por todo el piso.”
Pensé por un segundo que mi papá lo golpearía.
“Más de dos semanas significarían que las notas de estas chicas sufrirían hasta el punto de que podrían fallar el año”, dijo la directora, “No creo que eso sea justo.”
“¿Y mi trabajo escolar no ha sufrido debido a ellas?”, Le pregunté. El zumbido en mis oídos estaba llegando a su límite. Me di cuenta, tardíamente, que acababa de darle una oportunidad para mencionar mis clases perdidas.
“No estamos diciendo que no,” el tono de la directora era paciente, como si estuviera hablando con un niño pequeño. “Pero la justicia ojo por ojo no le hace ningún favor a nadie.”
Ella no había mencionado las clases. Me preguntaba si ella siquiera lo sabía.
“¿Hay alguna justicia aquí?” Respondí, “No la estoy viendo.”
“Están siendo castigadas por su mala conducta.”
Tuve que detenerme para conscientemente alejar a los bichos. Creo que estaban reaccionando a mi estrés, o mi conmoción me estaba haciendo un poco menos consciente de lo que estaba haciendo con ellos, porque estaban acercándose sin darles la orden. Ninguno había ingresado a la escuela o a la sala de conferencias, afortunadamente, pero cada vez me preocupaba más que mi control se escapara. Si lo hiciera, en lugar de vagar en mi dirección general o gravitar hacia mi ubicación, los bichos se convergirían en un enjambre de pleno.
Tomé una respiración profunda.
“Lo que sea”, le dije, “¿sabes qué? Bien. Permita que se salgan con dos semanas de vacaciones como recompensa por lo que me hicieron. Tal vez si sus padres tienen un gramo de corazón o responsabilidad, encontrarán un castigo apropiado. No me importa. Solo transfiéreme a Arcadia. Déjame alejarme de esto.”
“Eso no es realmente algo que pueda hacer”, dijo la directora, “Hay jurisdicciones-”
“Inténtalo”, le supliqué, “tira de algunas cuerdas, pide favores, habla con amigos en otras facultades.”
“No quiero hacer ninguna promesa que no pueda cumplir”, dijo.
Lo que significaba que no.
Me puse de pie.
“Taylor”, mi papá puso su mano en mi brazo.
“No somos el enemigo”, dijo la directora.
“¿No?” Me reí un poco, amarga, “Eso es gracioso. Porque parece que son ustedes, los matones y los otros padres contra mí y mi papá. ¿Cuántas veces me has llamado por mi nombre, hoy? Ninguna. ¿Sabes por qué? Es un truco que usan los abogados. Llaman a su cliente por su nombre, pero se refieren al otro tipo como la víctima, o el delincuente, dependiendo. Hace que tu cliente
sea más identificable, deshumaniza al otro lado. El empezó a hacerlo desde el principio, tal vez incluso antes de que esta reunión comenzara, e inconscientemente convenció.”
“Estás siendo paranoica”, dijo la directora, “Taylor. Estoy segura de haber dicho tu nombre.”
“Andate a la mierda”, espeté, “Me das nauseas. Eres una ilusa, fangosa, egoísta...”
“¡Taylor!” Mi papá tiró de mi brazo, “¡Detente!”
Tuve que concentrarme un segundo y ordenar a los bichos que se vayan, de nuevo.
“Tal vez traeré un arma a la escuela”, les dije, mirándolos, “si amenazara con apuñalar a una de esas chicas, ¿al menos me expulsarías? ¿Por favor?” Pude ver que los ojos de Emma se abrieron ante eso. Bueno. Tal vez ella dude antes de molestarme otra vez.
“¡Taylor!” Mi padre habló. Se puso de pie y me abrazó con fuerza, mi rostro contra su pecho, así que no pude decir nada más.
“¿Tengo que llamar a la policía?”, Escuché a Alan.
“Por última vez, Alan, cállate”, gruñó mi padre, “Mi hija tiene razón. Esto ha sido una broma. Tengo un amigo en los medios. Creo que voy a llamarla, enviarle por correo electrónico esa lista de correos electrónicos y la lista de incidentes. Tal vez la presión del público haría las cosas.”
“Espero que no llegue a eso, Danny”, respondió Alan. “Si recuerdas, tu hija atacó y golpeó a Emma la noche anterior. Eso es además de amenazarla, aquí. Podríamos presentar cargos. Tengo el video de vigilancia del centro comercial, y un recibo firmado de esa superheroína adolescente, Shadow Stalker, que verifica que vio que sucedió, en lo que pudo haber provocado disturbios.”
Oh. Así que esa era la razón por la que Emma había estado tan confiada. Ella y su padre tenían un as bajo la manga.
“Hay circunstancias atenuantes”, protestó mi padre, “Tiene una conmoción cerebral, fue provocada, solo golpeó a Emma una vez. Los cargos no se mantendrían.”
“No. Pero el caso podría prolongarse por algún tiempo. Cuando nuestras familias solían cenar juntas, ¿recuerdas que dije como la mayoría de los casos se resolvian?”
“Decidido por quién se quedaba sin dinero primero”, dijo mi padre. Sentí que me agarraba un poco más fuerte.
“Puedo ser un abogado de divorcios, pero lo mismo se aplica en un caso criminal.”
Si fuéramos a los medios, presionaría los cargos de asalto solo para drenar nuestras cuentas bancarias.
“Pensé que éramos amigos, Alan”, respondió mi padre, con la voz tensa.
“Éramos. Pero al final del día, tengo que proteger a mi hija.”
Miré a mis maestros. A la Sra. Knott, quien incluso diría que era mi maestra favorita, “¿No ven la mierda que es esto? Nos está chantajeando frente a ustedes, ¿y no pueden entender que esta manipulación ha estado ocurriendo desde el principio?”
La señora Knott frunció el ceño, “No me gusta cómo suena, pero solo podemos comentar y actuar sobre lo que sucede en la escuela.”
“¡Está sucediendo justo aquí!”
“Sabes a lo que me refiero.”
Me alejé. En mi prisa por salir de esa habitación, prácticamente pateé la puerta. Mi papá me alcanzó en el pasillo.
“Lo siento”, dijo.
“Lo que sea”, dije, “estoy tan no sorprendida.”
“Vamos a casa.”
Negué con la cabeza, alejándome, “No. Necesito ir. Irme. No estaré en casa para la cena.”
“Detente.”
Hice una pausa.
“Quiero que sepas que te amo. Esto está lejos de terminar, y te estaré esperando cuando vuelvas a casa. No te rindas, y no hagas nada imprudente.”
Abracé mis brazos cerca de mi cuerpo para hacer que las sacudidas en mis manos se detuvieran.
“Bueno.”
Lo dejé atrás y me dirigí a la puerta principal de la escuela. Comprobando dos veces que no me había seguido y que no podía verme, saqué uno de los teléfonos celulares desechables del bolsillo delantero de mi sudadera. Lisa contesto a mitad del primer llamado. Ella siempre lo hacía, una de sus pequeñas peculiaridades.
“Oye. ¿Como fue?”
No pude encontrar las palabras para una respuesta.
“¿Así de mal?”
“Sí.”
“¿Que necesitas?”
“Quiero golpear a alguien.”
“Nos estamos preparando para una redada en el ABB. No te molestamos porque aún te estás recuperando, y sabía que estarías ocupada con tu reunión en la escuela. ¿Quieres participar?”
“Sí.”
“Bueno. Nos estamos dividiendo por un montón de ataques coordinados con algunos de los otros grupos. Estarías con, eh, un segundo...”
Ella dijo algo, pero no fue dirigido al teléfono. Escuché la voz baja de Brian respondiendo.
“Cada equipo se está dividiendo, es un poco complicado de explicar, pero sí. Perra iría con uno o dos miembros de los Viajeros, algunos de la Cuadrilla de Faultline y probablemente algunos de Imperio Ochenta y Ocho. Nos ayudaría mucho a mantener la calma si fueras también. Especialmente con la tensión entre nosotros y el Imperio.”
Pude ver el autobús al final de la calle, acercándose.
“Estaré allí en veinte minutos.”

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


Muchacha Ricardo Acosta - YouTube Muchacha italiana viene a casarse capitulo 1 pat/1 - YouTube ¡ESTA MUCHACHA LLORA CRISTALES! PERSONAS CON HABILIDADES ... CHICA ME CHUPA EL PENE POR DINERO - SEXY DESCONOCIDA ... Muchacha de Abril - Leonardo Favio - YouTube Video de una persona que come. Mucho😋😋😋😋😋😋😋😋😘😘😘😘😘 - YouTube Gente de Zona, Becky G - Muchacha (Official Video) - YouTube Juan Luis Guerra 4.40 - Muchachita Linda - YouTube Una CHICA y un PERRO Video AsquerosoNuevo ... - YouTube Linda Chica bailando hard beats 2020 - YouTube

Urban Dictionary: muchacha

  1. Muchacha Ricardo Acosta - YouTube
  2. Muchacha italiana viene a casarse capitulo 1 pat/1 - YouTube
  3. ¡ESTA MUCHACHA LLORA CRISTALES! PERSONAS CON HABILIDADES ...
  4. CHICA ME CHUPA EL PENE POR DINERO - SEXY DESCONOCIDA ...
  5. Muchacha de Abril - Leonardo Favio - YouTube
  6. Video de una persona que come. Mucho😋😋😋😋😋😋😋😋😘😘😘😘😘 - YouTube
  7. Gente de Zona, Becky G - Muchacha (Official Video) - YouTube
  8. Juan Luis Guerra 4.40 - Muchachita Linda - YouTube
  9. Una CHICA y un PERRO Video AsquerosoNuevo ... - YouTube
  10. Linda Chica bailando hard beats 2020 - YouTube

Propriedad de Televisa el creador del video es dcbarbas!!! extra tag: mujer acepta tragarla por dinero l broma +18 interesada me la chupa por dinero en mi carro - broma pesada 'muj... Gente De Zona & Becky G - Muchacha (Official Video) Música Disponible: All DSPs: https://smarturl.it/MuchachaSingle Apple Music: https://SML.lnk.to/MuchachaS... Recordando al gran Favio...que grande fuiste y que grande sos Leonardo.....un gran éxito Music video by Juan Luis Guerra 4.40 performing Muchachita Linda. © 2015 Juan Luis Guerra, Distributed by UMG Recordings, Inc. http://vevo.ly/WcHhk1 #Viral #Facebook #Nuevo 🔞LEER... *Subscribe-Suscribete por favor, me ayudaría mucho, COMPARTE con tus amigos, activa la campana. DEJEN SU LIKE. Este vídeo ha... Full packs : https://bio.fm/conmigo-la My instagram : https://www.instagram.com/la_pauta_conmigo Su instagram link http://raboninco.com/cp95 Compra nuestro d... Todas las personas en el mundo tienen algún talento. Algunos pueden contar mentalmente con rapidez, otros nadan bien y unos pocos pueden mover sus orejas. Pe... Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. Ricardo Acosta es un chavalo cubano que llego muy joven a Costa Rica ( 196... ) y estuvo en grupos juveniles como los Spiders y se consolido en el Grupo Los ...